¿Ustedes me creerían que entre un universo de más de 800 peloteros en las Grandes Ligas, José Altuve, campeón bate de la Liga Americana en tres de las últimas cuatro campañas, finalista al premio Más Valioso del joven circuito en 2017 y campeón de la Serie Mundial con los Astros, apenas figura en el puesto 264 de los peloteros que ganan más dinero por temporada?

Altuve, segunda base de los siderales, apenas devengó 4.5 millones de dólares en 2017, puesto 17 entre los camareros, posición que lideró el dominicano Robinson Canó con 24 millones de dólares por la campaña que recién finalizó.

Ya seguro se estarán preguntando cómo es que pasó esto. Por qué Altuve, ya figura consagrada en las Grandes Ligas y jugador franquicia de los Astros, gana tan “poco”.

Aseguró lo que pudo

Sencillo. Tras la temporada 2013, su tercera en la gran carpa, segunda a tiempo completo y en la que soltó 177 hits con promedio de .283, los Astros, para nada dormidos en los laureles, le ofrecieron una extensión de contrato 2014-2017. Cuatro años por 12.5 millones de dólares.

La suma parecía absurda, pero Altuve, desde novato señalado por su baja estatura yendo así en contra de los patrones del juego, quiso simplemente asegurar su futuro. Sin haber tenido tres campañas exorbitantes en cuanto a números, ya tenía asegurados casi 13 millones de dólares. Firmó y el acuerdo trajo críticas como era de esperarse.

Scott Boras, el representante de peloteros más reputado de las Grandes Ligas, lamentó que el venezolano firmara por ese monto. Altuve era representado en ese momento por la empresa Octagon, que tenía en sus filas a otros criollos como Félix Hernández y Asdrúbal Cabrera.

Por si fuese poco, el acuerdo entre Astros y Altuve contemplaba una opción para 2018-2019, que por supuesto, apenas terminada la zafra 2017, el equipo la ejerció. Seis millones de dólares el año entrante y 6.5 millones de dólares en 2019.

No será hasta vísperas de la temporada 2020 que José Altuve pueda declararse agente libre y conseguir un mejor contrato, uno que en verdad represente lo que hace el venezolano en un terreno de juego.

Ahora bien, los Astros ganaron la primera batalla, pero para conservarlo le tendrían que hacer una extensión de contrato y asumo que desde ya están pensando y trabajando en eso, solo que el panorama cambió, porque ahora será el jugador de Navegantes del Magallanes en Venezuela el que decida, cómo, cuándo, dónde y, sobre todo, CUÁNTO.

Credenciales tiene, así que tocará esperar. ¿Cuánto le pagarían ustedes? Les pongo un ejemplo para que se orienten: Miguel Cabrera ganará por cada una de las temporadas 2018-2019-2020-2021, 30 millones de dólares, en 2022 y 2023, 32 millones de dólares. ¡Saquen sus cuentas!

Comments

comments