Madriz tiene raíces venezolanas. Uno de sus bisabuelos llegó a Panamá desde Venezuela. Foto: David Alejandro Chacón.

Un viaje a Ecuador marcó su carrera profesional, que según confiesa, ha llevado con su propio estilo

 

Joaquín Madriz, de Santiago de Veraguas, se define como un cantante bohemio. Un escritor de canciones que dejan mensajes. En 2009 participó en el reality show “Vive la música” que transmitió TVN, experiencia que le dio la exposición necesaria para comenzar con lo que hoy define como una carrera profesional hecha a su manera.

“Cuando llegué al programa, ya venía con experiencia de la calle, tocando en hoteles, gracias al contacto que tuve con Carlos Heredia, mi mentor. En “Vive la Música” fui el rebelde porque siempre quería cantar tocando mi guitarra y ellos no querían”, confesó el cantautor de 33 años.

Aunque su participación no trascendió más allá de la primera ronda, no dudó en admitir que una vez que salió del programa, “todo cambió”. Llegaron nuevos contactos y la primera oportunidad de tocar su música en el exterior.

“Un conocido en Santiago era embajador en Ecuador y me mandó a buscar para presentarme en la celebración de las fechas patrias panameñas en ese país. El contrato fue por tres fechas y me quedé un mes”, recordó Madriz. En esa visita le abrió el concierto al trovador mexicano Nicho Hinojosa.

“Habían seis mil personas. Jamás había visto algo así y dije que eso haría el resto de mi vida. Cantar, componer, presentarme ante una multitud tocando con mi guitarra”.

De regreso

Regresó a Panamá con muchas metas y en 2010 grabó su primera canción titulada “Sin ti” que le siguió abriendo puertas, pero no como esperaba. “Sonó en la radio, se pegó, pero la gente pensaba que era de Fonseca. No le di promoción. No tenía un plan definido y eso me afectó”, reconoció Madriz. Pasó la página y siguió.

“Me sentía solo. La personas como que no apoyaban a gente que cantaba y tocara al mismo tiempo sus canciones y justo en el momento de mayor de frustración conocí a Yigo Sugasti de la fundación Tocando Madera”, recordó.

La institución contaba con varios músicos reconocidos y eso le permitió aprender más. “En Panamá la gente piensa que solo se escucha reguetón, salsa y típico, entonces uno se encuentra como con un muro y el apoyo de las grandes empresas es limitado”.

A su manera

Madriz lo tenía claro, si quería exponer su música, que define como cultural y bohemia con estilo pop, le tocaba a él mismo armar sus shows. “Me mantengo apegado a lo que quiero hacer, labrando un camino lleno de influencias musicales como las de Silvio Rodríguez, Rubén Blades, Yordano, Eric Clapton”.

Grabó su primer disco, titulado “Genuino”, en 2013, dos años después tuvo la oportunidad de abrir el concierto de los 50 años de Joan Manuel Serrat celebrado en Panamá. Este año, entre otras tantas presentaciones, abrió la velada de Rafael “Pollo” Brito en el Istmo y en 2018 estrenará su segundo trabajo, “Juntos”, un proyecto que culminó gracias al apoyo económico de sus amigos y empresas que lo siguen.

“Hice un concierto a beneficio de la producción y ese día cada persona que colaboró firmó una lista. Todas las firmas aparecerán en la portada del disco”, explicó emocionado el orgulloso padre de Joaquín y Ana Paula.

El futuro pinta bien para el también ciclista panameño. “Voy a México en 2018 de la mano del promotor del cantante Juan Solo, quien es la persona que hace el booking de los artistas de la bohemia”, cerró.

En pocas palabras

Un lugar: Parque forestal La Yeguada en Veraguas.

Un plato de comida: Un buen sancocho interiorano.

Un músico: Rafael “Pollo” Brito.

Un cantante: Ed Sheeran.

Una serie de tv: Dexter.

Una frase: “Lo más seguro que tenemos es el día que nacemos y el día que morimos”.

Comments

comments