Foto cortesía.

Vía Univisión 

Buscando el caos, el enfrentamiento con la policía o en los casos más peligrosos una guerra racial, grupos de extrema derecha están sumándose con su propia agenda a las protestas que tienen lugar en todo el país por la muerte de George Floyd.

Grupos de extrema derecha están apareciendo armados en las protestas contra la brutalidad policial que han estallado en todo el país, intentando generar caos y violencia, según un reporte de Vice News que recoge varias publicaciones en redes sociales y entrevistas en medios locales.

En segunda línea, desde sus computadoras, otros extremistas instan a los seguidores a cometer actos violentos contra los manifestantes negros con el objetivo de desencadenar una guerra racial.

Entre los grupos más peligrosos están los llamados ‘ aceleracionistas’, que alientan a sus seguidores neonazis a ir a las protestas y llevar a cabo actos de violencia contra los negros, todo con el objetivo de “exacerbar las tensiones étnicas” y provocar una “guerra racial”, acelerando así los acontecimientos para tomar el control tras el colapso de la sociedad.

Los aceleracionistas suelen aprovechar el contexto de disturbios políticos o civiles para llevar a cabo acciones que generen caos y violencia y estas protestas masivas en todo el país pueden ser un contexto perfecto para ellos.

Según el reporte de Vice News, un canal de Telegram de este movimiento escribió a sus casi 2,500 suscriptores el pasado jueves que “un motín sería el lugar perfecto para cometer un asesinato” mientras que por estos días el foro 4chan se ha plagado de comentarios racistas que aplauden la violencia y auguran el comienzo de una guerra civil con motivaciones raciales.

Los Boogaloo Bois

También están los llamados Boogaloo Bois, un grupo de extremistas armados antigubernamentales que se hicieron visibles con sus camisas hawaianas en algunas de las protestas buscando posicionarse como aliados de los manifestantes de Black Lives Matter en contra de la brutalidad policial aunque, a diferencia del verdadero móvil de las manifestaciones, no reconocen que esta sea una cuestión racial. Su motivación es, básicamente, enfrentarse de forma violenta a la policía.

El “boogaloo” es un código para una guerra civil inminente o una confrontación violenta con las fuerzas del orden, el tema central de esta agrupación, que según varias publicaciones en redes sociales han sido avistados en varias protestas. Además, los hashtags #boogaloo y #boogaloobois se han hecho muy populares en publicaciones y memes relacionados con la violencia durante los últimos días. Algunos ilustran cómo esperan que sea el comienzo de una guerra civil en el país.

Aunque buena parte de sus miembros se autodenominan como “libertarios”, el movimiento abarca corrientes claramente racistas, supremacistas, milicias armadas, grupos antigubernamentales y anarcocapitalistas.

Intermediarios

Tanto los Boogaloos Bois como otros grupos y milicias armadas que comparten semejantes perspectivas con respecto al caos y la violencia, suelen verse a sí mismos como intermediarios entre la policía y los civiles.

Esta semana, dos hombres blancos armados fueron entrevistados frente a una tienda de tabaco por el Minnesota Reformer, una organización independiente de noticias locales de ese estado, y dijeron que estaban protegiendo a los negocios de los saqueadores, pero que también estaban allí para defender a los civiles en caso de que lo necesitaran.

“Es menos probable que los policías pisoteen los derechos de las personas cuando hay otras personas armadas a su alrededor”, dijo uno de los hombres al medio local.

Los activistas locales identificaron a otro grupo en Minneapolis como miembros de la milicia III%, una de las redes de milicias más grandes de los EEUU.

Infiltrados

Antes de que comenzaran los disturbios en otras grandes ciudades del país, saltaron algunas denuncias en Minneapolis que apuntaban a que personas de fuera estaban saqueando y destruyendo locales. Las denuncias hacían referencia a posibles policías infiltrados o simplemente personas que querían hacer daño al movimiento y generar caos.

Según estas voces, referenciadas en el portal Just Security, el pasado 27 de mayo, el incendio y saqueo provocado en un AutoZone, fue iniciado por un hombre no identificado con una máscara de gas y un paraguas, al que se ha identificado en las redes como #umbrellaman y que parece ser un provocador, tanto de un grupo externo como de la policía, de acuerdo con los propios manifestantes que estaban a su alrededor y comenzaron a filmarlo.

La presencia de estos infiltrados o directamente de grupos armados solo añade más tensión a la furia callejera ante la muerte de George Floyd y otros tantos afroestadounidenses a manos de policías blancos y tal y como pretenden, podría convertirse en el polvorín que haga estallar un enfrentamiento civil armado y violento en las calles del país.

 

Comments

comments