TEXTO: INFOBAE

Freddie Mercury murió el 24 de noviembre de 1991 pero, 28 años después, su familia y amigos aún reciben regalos navideños por parte del ícono pop. Conocido por su gran generosidad, el vocalista de Queen ganó millones, le encantaba gastar dinero en cosas extravagantes, pero su mayor placer siempre fue agasajar a los demás. Poco antes de morir, estableció en su testamento que los grandes almacenes londinenses Fortnum & Mason envíen una caja de Navidad cada año a sus seres queridos.

La leyenda de la música falleció los 45 años después de contraer una bronconeumonía complicada por el VIH. Una enfermedad contra la que luchó durante dos años en privado. Lo hizo público 24 horas antes de morir.

Los familiares reciben el regalo con la factura pagada por la herencia del músico. “Pensamos que es un gesto encantador, que se sabe que sucede cada año”, dijo un portavoz de los grandes almacenes al tabloide británico Daily Mail. Además, señaló que entre los ¿beneficiados están los amigos cercanos de Mercury, así como sus ahijados.

Uno de los que recibe los obsequios es el mismísimo Elton John, quien en su reciente autobiografía cuenta que en la mañana de Navidad de 1991, un mes después la muerte de Mercury, recibió una pintura de acuarela como regalo póstumo.

“Como señalo en mi libro, mi nombre de drag es Sharon y el de Freddie era Melina. En una preciosa funda de almohada recibí una pintura de acuarela. En la nota que venía decía ‘querida Sharon, vi esto en una subasta y pensé que te encantaría. Te quiero, Melina’”, relató. Y siguió: “Él se estaba muriendo, pero igualmente pensaba en sus amigos. Todavía tengo la funda de almohada en mi cama. Ese era el tipo de persona que era Freddie. Estaba lleno de amor y vida”.

Peter Freestone, bautizado Phoebe por Freddie, reveló la generosidad de la estrella. “Era tradición de Freddie que cualquiera de sus amigos que no tenían familia y que iban a estar solos, vinieran a Garden Lodge”. La casa siempre estaría bellamente decorada por Mary Austin, ex pareja e íntima del cantante británico.

Hablando de su estrecha amistad con el músico, Freestone insistió en la importancia que Freddie les daba a sus seres más queridos. “Lo he dicho antes y lo diré para siempre, era el amigo más amable, generoso y leal que alguien podría desear tener. Hacía cualquier cosa por sus amigos, pero sus amigos harían cualquier cosa por él”.

A Freddie lo conoció en la Royal Opera House, donde él se ocupaba de cuidar los vestuarios. Peter, quien describió su trabajo como “facilitar la vida de Freddie” al realizar tareas cotidianas para que el cantante pudiera crear música, fue asesor en la película biográfica de 2018, Bohemian Rhapsody, una de las ganadoras en los últimos premios Oscar.

“Mi trabajo era facilitarle la vida. Pagué las facturas, hice las compras, respondí al teléfono, cosas así, para que él pudiera crear música. Él tenía el trabajo más duro y yo tuve el trabajo fácil: gasté el dinero”, afirmó Freestone ante las cámaras. Hablando sobre su participación en la película, en la que Rami Malek retrató a su jefe, agregó: “Fue solo dar pequeñas pistas sobre cómo Freddie habría reaccionado ante una situación”.

La obra musical de Freddie Mercury volvió a dar de qué hablar tras el gran éxito de Bohemian Rhapsody, y que le dio a Rami Malek su primer Oscar de su carrera por sus caracterización del vocalista de Queen.

De hecho, Elton John ha reconocido que es incapaz de ver el filme que se ha hecho sobre su amigo: “No pude verla. No pude verla porque me siento muy cerca de Freddie. He visto fragmentos de la película y creo que Rami Malek estaba fantástico, pero siendo un gran amigo de Freddie, no podía verla”, confesó el cantante, cuya vida recientemente ha sido también llevada al cine con Rocket Man.

Comments

comments