Foto: Cortesía Ford.

Ford tiene el objetivo de reducir el uso del recurso más preciado del mundo, el agua, por casi tres cuartas partes mientras avanza hacia el próximo paso en su plan de no utilizar agua potable (de consumo) en la producción de sus vehículos.

Para el año 2020, Ford aspira haber reducido el uso de agua por vehículo un 72 por ciento y habrá ahorrado más de 10 mil millones de galones de agua desde el cambio de milenio.  En términos simples, eso significa que por cada galón de agua que Ford utilizaba en el año 2000 para sus procesos de fabricación, para el año 2020 planea utilizar aproximadamente un litro.

“Dado que muchas de nuestras plantas están ubicadas en regiones del mundo en donde hay problemas con el agua, estamos enfocados en el manejo responsable del agua en nuestras operaciones“, sostuvo Bruce Hettle, Vicepresidente de Grupo, Asuntos Laborales y Producción Global. “Nuestro objetivo es asegurar un suministro de agua estable para nuestras instalaciones al mismo tiempo que trabajamos con las comunidades locales para ayudar a garantizar que se cubran sus necesidades”.

De toda el agua que hay en el mundo, menos del 1 por ciento está disponible para el uso humano, de acuerdo con WaterSense, un programa de colaboración de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Según el informe de la agencia, el 99 por ciento restante es agua salada de océanos, agua congelada en glaciares, o inaccesible para uso práctico.

Ford ha ahorrado 10 mil millones de galones de agua entre los años 2000 y 2015, lo que representa una disminución del 61 por ciento, suficiente para llenar más de 15,000 piscinas de competencia.  Al alcanzar ese logro en el 2013, Ford superó su propio objetivo de reducción de agua dos años antes de lo previsto.

Sabemos que el agua es un recurso crítico, por eso fijamos un objetivo agresivo para el año 2020, a partir de los logros actuales de nuestros exitosos esfuerzos de reducción”, dijo Andrew Hobbs, Director de la Oficina de Calidad Ambiental.  “Estamos explorando formas innovadoras de reducir nuestro impacto, comenzando con nuestro ambicioso objetivo de no usar agua potable en nuestros procesos de producción. A partir de allí, tenemos un objetivo final de cero extracción de agua para nuestros procesos de fabricación“.

Ford ha logrado las reducciones hasta la fecha implementando nuevas tecnologías, tales como su proceso de pintura 3-wet y lubricación con cantidades mínimas, ahorrando cientos de miles de galones de agua por año. La compañía seguirá implementando mediciones de agua en tiempo real utilizando tecnologías innovadoras para administrar enérgicamente el uso del agua. Además, la compañía realiza continuas evaluaciones para determinar dónde se pueden implementar nuevos procesos de ahorro de agua.

Ford se propuso reducir el uso del agua en el año 2000 con su Iniciativa Global de Administración de Agua. La estrategia de la compañía está alineada con los elementos principales del CEO Water Mandate, una iniciativa público-privada lanzada por el Secretario General de las Naciones Unidas en el 2007 y adoptada por Ford en el 2014.

“Ford reconoce el derecho humano de acceso al agua”, sostuvo Kim Pittel, Vicepresidente de Sustentabilidad, Ambiente e Ingeniería de Seguridad.  “Fijar un ambicioso objetivo de cero extracción de agua para los procesos de fabricación y adoptar el CEO Water Mandate lo demuestran públicamente.  No solo hemos logrado reducir el uso del agua en nuestras instalaciones, sino que ahora estamos compartiendo con nuestros proveedores nuestras principales prácticas para reducir el uso del agua, multiplicando así el impacto”.

Ford es una de las ocho compañías que logró una calificación “A” por sus acciones para conservar el agua, según la CDP, única agencia global de difusión ambiental.  Ford es la única compañía norteamericana que ganó el máximo reconocimiento de la agencia por su responsabilidad corporativa en el uso del agua.

Comments

comments