Foto: Archivo El Venezolano News

Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la pareja presidencial venezolano, tienen trabajando para ellosdos bufetes de abogados, estos trabajan para elaborar recursos que buscan revertir el veredicto de culpabilidad del jurado, sin embargo, el gobierno estadounidense puso sobre la mesa nuevos datos sobre el caso con la intención de eliminar las pocas posibilidades que existen de que el tribunal falle a favor de los sobrinos y pueda iniciarse un nuevo juicio.

Los “narcosobrinos” como comúnmente son conocidos, son vinculados con un negocio de drogas que fue puesto en marcha antes que apareciera la Administración para el Control de Drogas (por sus siglas en inglés DEA), con lo cual buscan restarle fuerza al argumento expuesto por la defensa en su moción y dejar claro que los dos familiares de la primera dama Cilia Flores no son unos “estúpidos novatos”, sino unos narcotraficantes activos y conocedores de la industria de drogas, así lo indicó la periodista venezolana Maibort Petit en una publicación de El Nacional.

En febrero, surgieron nuevos testimonios cuando fue extraída la data de los celulares de ambos acusados, pues se determinó que en mayo de 2015 los primos Flores participaban en negocios relacionados con el narcotráfico. La Fiscalía introdujo datos que profundizan las relaciones que sostenían con capos de la droga que son buscados en Estados Unidos, tal como Hermágoras González Polanco y Vasily Kotosky Villarroel Ramírez, ambos presos en cárceles venezolanas.

Las revelaciones efectuadas por la Fiscalía neoyorquina describieron las negociaciones encabezadas por Campo y Flores, junto con cuatro asociados que antes no habían sido mencionados (“Mayweather Jr.”, “AM”, “Elio” y “el Samurai”) que estarían conectados con un hombre apodado “Pepero”, con quienes habrían planificado sacar a Hermágoras González de la cárcel a cambio del pago de 1 o 2 millones de dólares y de obtener el envío de aviones cargados de cocaína desde Venezuela.

Los nuevos elementos incluyen descripciones de la negociación que sostuvieron Campo y Flores con “Pepero”, y esos otros hombres, para afianzar el negocio con el cártel que ellos identifican como Sombrero. El objetivo de la Fiscalía es dejar claro que los acusados sabían manejarse en el mundo del narcotráfico.

Una pieza clave es que los sobrinos prometían a la gente de la organización sus influencias para liberar al narcotraficante González Polanco. En el documento de la Fiscalía se afirma que los sobrinos presidenciales pretendían sacar por el aeropuerto de Maiquetía aproximadamente 3.000 kilos de cocaína provenientes de las  Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Otros nombre que dejó conocer la Fiscalía en las mociones in limine es el del supuesto proveedor de armas de Campo y Flores, Gilson Barroeta Flores, que además es señalado de hacer las diligencias pertinentes para que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil otorgara el permiso para que el avión Dassault Falcon saliera de Barquisimeto a Maiquetía, y en el que se destaca el nombre del presidente del Nacional de Aeronáutica Civil  (INAC), Jorge Luis Montenegro como referente.

Para la noche de este lunes, se esperaba conocer la respuesta de la defensa de Campo Flores y Flores de Freitas a las mociones presentadas por el equipo del fiscal Preet Bharara.

Con información de El Nacional.

Comments

comments