Este lunes la oposición venezolana retomará el proceso de diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro con la mirada puesta en las elecciones presidenciales que se celebrarán antes de mayo, en las que todavía no decide si participará debido a lo que considera una falta de garantías electorales.

“La delegación negociadora de la oposición asistirá el 29 de enero a República Dominicana a exigir las garantías electorales que permitan unas elecciones justas y así propiciar un cambio para nuestro pueblo”, dijo la alianza antichavista Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un comunicado.

Según la MUD, el régimen “ha profundizado su posición de boicot a la mesa de negociación al proceder a la ilegalización” de partidos opositores y al decretar de forma unilateral que las presidenciales, uno de los temas del diálogo, se harán en el primer cuatrimestre y no a fines de año como generalmente ocurre en el país caribeño.

 

Los opositores acudirán a Santo Domingo para, afirman, “protestar por estas últimas decisiones del Gobierno y el avance de su visión totalitaria (…) que sólo buscan dinamitar un proceso de negociación en el que se sienten acorralados”, así lo reseñó la agencia Efe.

Voluntad Popular no asistirá a la mesa de diálogo

El partido Voluntad Popular (VP), del opositor bajo arresto domiciliario Leopoldo López, decidió no acudir a esta jornada –y junto a otras formaciones había llamado a revalidar la tarjeta electoral de la MUD- por lo que quedará “autocancelado”, según dijo de la rectora electoral Tania D’ Amelio.

 

Debido a las últimas decisiones de la ANC, diputado a la Asamblea Nacional, Luis Florido anunció que VP no acompañará a la delegación opositora en la reanudación del diálogo con el régimen de Maduro, al que recrimina “incumplimientos” de lo conversado en el proceso, también supervisado por el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó el jueves excluir del proceso de validación de nóminas a la MUD, la principal fuerza opositora, para “evitar la doble militancia”.

Comments

comments