Miguel Cabrera ya tendría asegurado un puesto en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas. Foto: Cortesía.

Miguel Cabrera está a punto de iniciar su campaña número 16 en las Grandes Ligas. Y aunque regresa después de una temporada llena de interrogantes, sigue siendo el líder de los Tigres de Detroit.

“Miggy”, en 130 juegos y 469 turnos al bate, solo conectó 16 cuadrangulares y remolcó 60 carreras, la cifra más baja en su carrera, incluso contado su primer año, en el que llevó 62 compañeros hasta el plato en apenas 87 compromisos.

Antes de terminar la temporada pasada, en septiembre 2017, los médicos de la organización le diagnosticaron dos hernias discales, lo que incidió claramente en su bajón ofensivo.

Un mes después, Cabrera habló en sus redes sociales. “Voy a regresar. Gracias a todos los aficionados por todo el apoyo que me dieron esta campaña. Fue una zafra de trabajo muy duro”.

Todos pendientes

Sin embargo, las bajas cifras encendieron las alarmas, más que todo porque se trata de un pelotero que aún le deben casi 190 millones de dólares de un contrato que se extiende hasta 2023. Miguel no parece estar muy preocupado y por el contrario, confía en un regreso por la puerta grande.

“Tengo que cambiar un montón de cosas en el receso de temporada y tratar de regresar en mejor forma física. Hagamos ejercicio, sigamos la terapia y el entrenamiento físico, y veamos luego dónde estamos”, declaró el toletero al Detroit News.

Según diversos reportes de la prensa especializada, a Cabrera se le ve bastante motivado en los Spring Training, incluso hablando de ganar otra Serie Mundial. Esto le dijo a Jon Paul Morosi de MLB.

“Yo siempre sueño con ganar otra Serie Mundial. Yo creo que esa es mi meta, ganar otra Serie Mundial. Si logramos hacer eso en los próximos dos años, pienso que todo estará en su justo lugar”.

 

Para eso, según Miguel, Detroit necesita encontrarse con su mejor juego. “Todo el mundo tiene que tener un buen año. Esa es mi meta. Esa es mi inspiración, la convicción de que un día podemos ganar la Serie Mundial y pasar por esa experiencia. Yo amo el juego. He soñado con esto toda mi carrera, desde que era un niño. Y sigo soñando”, explicó el nativo de Maracay, Venezuela.

Miguel Cabrera ganó la Triple Corona de bateo, dos premios al Jugador Más Valioso, suma 1613 carreras remolcadas, 462 jonrones, siete Bates de Plata y ha participado en 11 Juegos de Estrellas desde que ganó la Serie Mundial con los Marlins en 2003.

Comments

comments