Esta vez no fue en un estadio lleno de fanáticos. “Lalo, lalo, la locura” se formó en casa, junto a la familia y amigos. Andri Osorio, el legendario narrador deportivo venezolano, ahora residenciado en Panamá, arribó a 80 años de edad y lo celebró a lo grande.

“Lalo, lalo, la locura”, frase que inmortalizó  como narrador de Marinos de Anzoátegui en Venezuela, se volvió a escuchar, ahora en íntimo en una fiesta sorpresa que tuvo que “jugarse” durante cuatro cuartos y dos tiempos extras.

Osorio vivió momentos inolvidables. Sus hijos lo sorprendieron con videos de felicitaciones de colegas, deportistas y familiares alrededor del mundo.

¡Larga vida para “El Príncipe”!

Comments

comments