El opositor venezolano Juan Pablo Guanipa (d) habla durante un acto hoy, en Caracas (Venezuela). EFE/ Rayner Peña R.

Ingrid Bravo Balabú

ingridbbalabu

Venezuela enfrenta un nuevo reto político con la llegada de 2022: avanzar hacia la reconexión entre dirigentes partidistas y ciudadanos para la consolidación del cambio demandado por parte de la población. Hasta que eso no se produzca, el liderazgo opositor seguirá en descenso.

Mientras tanto, la población lidia con fallas permanentes en el servicio eléctrico, precios exagerados en alimentación y vestuario, además de la imposibilidad de cubrir un seguro privado de salud o tratamientos médicos en caso de enfermedades.

A esto se suma el deterioro en la calidad de vida por la escasez de agua potable, la falta de bolívares en efectivo y la dolarización de prácticamente todos los rubros necesarios en la cotidianidad.

La coalición que adversa al régimen de Nicolás Maduro participó en las elecciones a gobernador en el estado Barinas, y con ello quedó en evidencia que la construcción político-electoral dará resultado en la medida que se reactive la participación de diferentes sectores sociales en la toma de decisiones.

La afirmación le pertenece al politólogo Pablo Quintero, quien expresó que la ciudadanía “está un poco más consciente de que el voto puede conducir cambios políticos, aunque el ánimo colectivo es el mismo, no ha cambiado, se mantiene la dinámica interna, familiar, con foco en lo económico”.

Ratificación del interinato es un error

Consultado sobre la ratificación de la presidencia de la Asamblea Nacional (AN) periodo 2015-2021, a cargo de Juan Guaidó, el experto indicó que esta acción es errada porque solo generó expectativas en la población.

“Es un error ratificar estrategia poco eficiente, que no ha generado resultados desde 2019, es un desacierto político. Maduro tiene el poder, un gobierno constituido, con instituciones corrompidas y debilitadas, pero con el mando”, apuntó.

La posibilidad de un nuevo periodo de conversaciones entre chavismo y oposición dependerá, según Quintero, de la correlación de fuerzas en el país e impacto en los ciudadanos.

“El oficialismo está un poco más cómodo, ganó alcaldías y gobernaciones, podría  regresar a la mesa por la liberación de Álex Saab, y para solicitar el levantamiento de las sanciones. Sin embargo, el liderazgo opositor se debilita si no hay cambio político, porque no se cumplen las promesas. En la población hay cansancio sicológico, desesperanza aprendida. El chavismo no está relajado, pero apuesta al desgaste del Gobierno Interino”, detalló.

El también director de LOG Consultancy apuntó que la gente cada vez habla menos de política. “Hay desafección, un rechazo a los políticos, por esp los jóvenes se interesan menos en este tema. No es recomendable tomar como referencia las redes sociales, porque la población que hace vida en ellas es pequeña. Hay que avanzar hacia una política más sana”, recomendó.

Las acciones ante instancias internacionales para denunciar los atropellos y violaciones a los derechos humanos, seguirán su curso. Quintero sugirió a los directivos de ONG documentar cada exceso o irregularidad cometida desde las instancias de poder.

“Lo mejor es integrar a la ciudadanía con los sectores políticos de la oposición, retomar el diálogo con empleados públicos, los  sindicatos, las iglesias, que sea un diálogo multiplataforma de cara a las presidenciales. Es momento de retomar el activismo político presencial, no digital, renovar liderazgos, regresar a la formación política. Que sea un activismo no electoral, es decir, no solo actuar cuando hay elecciones. Esto es posible luego de suma reflexión y organización”, refirió.

En materia económica, la dolarización seguirá, no hay indicios de que cambie, añadió el experto. “Este proceso- la dolarización- recibe estímulos del Gobierno para que siga. En los estados y municipios distintos a Chacao, Baruta y El Hatillo, sigue la crisis generalizada de los servicios públicos, esto afecta la percepción del voto. La realidad de la gente, y las carencias,  algunos se acerquen a funcionarios dispuestos a cambiar las cosas”, concluyó.

“Hay que avanzar en la reestructuración del G-4”

La plataforma que agrupa a los principales partidos de la oposición venezolana debe “reestructurarse” y dar paso a una coalición integrada que haga frente a Maduro.

La sentencia le pertenece a Mayker Yriarte Oliveros, consultor de la firma Acción Política. “Los partidos tienen que concentrarse en reunificar el liderazgo nacional y los liderazgos de bases. La gente siente descontento porque se imponen candidatos y premisas, por eso es importante la reestructuración del G-4 y de todos los partidos de la alternativa democrática, para luego empezar a trabajar en una oposición unificada”.

Aseveró que el chavismo quiere frenar la solicitud de referendo revocatorio impulsado por una parte de la oposición, mientras otro grupo, también crítico al chavismo, no se ha manifestado. “Muchos saben que para tener éxito en un referendo, se necesita liderazgo consolidado. En 2019 se prometió una ruta y no se concretó”, expresó el también comunicador.

 

 

 

Comments

comments