EFE: Cristóbal Herrera.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne, lanzó la advertencia: La propagación del virus continúa acelerándose, mientras se extiende a poblaciones poco preparadas.

“Hace dos meses, Estados Unidos representaba el 75 % de los casos de Covid-19 en la región. Pero, durante la primera semana de julio, América Latina y el Caribe registraron más del 50% de los contagios”, detalló Etienne.

Directores de la Organización Mundial de Salud, sostuvieron que la región no está experimentado una segunda ola de contagios, sino que sigue en la primera y esta continúa creciendo afectando a regiones que anteriormente no tenían muchos casos.

Latinoamérica y el Caribe superan los tres millones de casos, superando así a Estados Unidos y a Europa. Solamente Brasil registró el 50 % de los casos.

Perú con más de 300 mil casos y casi 11 mil muertes, Chile también con más de 300 mil contagiados y México (260 mil casos y 31 mil fallecidos), son otros de los países afectados.

Panamá, con promedio diario de 850-900 casos, ya superó los 40 mil contagiados y las 800 defunciones. Las cifras tienen alarmada a la población, mientras se informa que el sistema de salud podría colapsar en las próximas semanas.

Venezuela, también en ascenso y según reportes del régimen de Maduro, no ha superado los 10 mil casos y no alcanza las 100 muertes.

“Esta es una pandemia de proporciones asombrosas y no tenemos otra opción que continuar poniendo toda nuestra energía en controlarla”, señalaron directores de la Organización Panamericana de la Salud.

¿Qué está pasando en la región?

Expertos de la Organización Panamericana de Salud han insistido en que los problemas más recurrentes de América Latina para afrontar la pandemia son la división política, sistemas de salud y la desigualdad.

El COVID-19 no respeta razas ni grados de seguridad, incluso los de un presidente. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, dio positivo en el test del nuevo coronavirus. El mandatario, que en el pasado ha desacreditado el poder de la pandemia, dijo sentirse bien.

“El mensaje que esto envía es que este virus es impredecible. No respeta grupos étnicos, razas, color, pueblos ni personas independientemente del grado de seguridad que rodea a un presidente”, dijo a Noticias ONU, Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud.

Durante la segunda semana de julio, la cifra de contagios en Latinoamérica alcanzaba los seis millones y más de 260 mil muertes, según cifras ofrecidas por Carissa Etienne.

“EL brote mundial se sigue propagando y con más velocidad, ya que tan solo en dos días se registran los mismos contagios que se produjeron en los tres primeros meses de la pandemia. La única cifra alentadora es el número de muertes, estabilizada desde mayo”, dijo la Organización Mundial de la Salud.

Ejemplo

Sylvain Aldighieri, comandante de incidente de la Organización Panamericana de la Salud, destacó el trabajo que se está haciendo en Uruguay para atacar la pandemia, único país de Suramérica donde la tasa de incidencia baja de una manera regular en los últimos días, todo esto gracias a unas tempranas medidas de salud públicas.

“Diría que para conservar esos logros el secreto está en los ajustes graduales a las medidas de salud pública en un contexto de rastreo de contactos muy fuerte y de una capacidad de laboratorio expandida que responde rápidamente a las necesidades de investigación”, explicó Aldighieri.

Cuando cerró esta edición, Uruguay registraba 974 casos y 29 muertes por COVID-19, según Johns Hopkins University & Medicine.

Pica y se extiende

  • En el mundo se han reportado más de 12 millones de casos
  • 550 mil muertes
  • Estados Unidos es el país más afectado
  • Se han reportado casos en 188 países
  • Sahara Occidental es el país con menos casos.
  • Solamente Brasil y Estados Unidos superan el millón de casos.

 

Comments

comments