Antoni Belchi (VOA)

El representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo este miércoles que las sanciones que el gobierno estadounidense ha impuesto a empresas vinculadas con el presidente en disputa Nicolás Maduro tienen el objetivo de ser “reversibles y temporales” y buscan que se negocien “elecciones libres, justas y legítimas”.

“¿Cuál es el objetivo de las sanciones? Las sanciones son reversibles, tienen la intención de ser temporales, de forzar al régimen de Caracas a hacer algo que no ha querido hacer: negociar elecciones libres, justas y legítimas en Venezuela para que pueda emerger de esta crisis”, apuntó Abrams durante una conferencia de prensa telefónica desde Washington.

Más sanciones a corto plazo

Abrams dijo que “lo de ayer es un paso” y que “van a haber otros blancos”, avisando a aquellas empresas extranjeras que siguen colaborando con el gobierno de Nicolás Maduro.

Sobre los castigos anunciados contra la petrolera cuya propiedad es del gobierno ruso, Abrams advirtió que los movimientos comerciales de esta compañía, a partir de ahora, “son complicados”. En ese sentido, señaló que muchas empresas no quieren hacer negocios con corporaciones sancionadas para no recibir castigos.

“Hay muchas compañías aseguradoras, de mercadeo de negocios, que cuando una compañía recibe sanciones ya no trabajan con ella para no recibir sanciones”, indicó sobre la “vulnerabilidad” de Rosneft Trading, con sede en Suiza.

 

Comments

comments