Foto: EFE/Archivo.

Expertos en materia económica aseguran que el fenómeno ha desencadenado una “dolarización de la economía”

La burbuja en la que se encontraba retenido el dólar paralelo en Venezuela reventó sin previo aviso. En dos semanas, el marcador de la divisa “negra” registró un récord nunca visto, superó la marca de los Bs. 4,500 al cierre de esta edición y se encamina a sobrepasar los 6,000 bolívares.

Muy pocos se atrevieron a predecir lo que sucedería en la cotización de la divisa paralela que se oferta en el país, en el que es considerado un delito su publicación en los medios de comunicación. En las últimas semanas, la moneda no oficial inició un sprint al alza: primero superó la barrera de los 2,000 Bs/$ y recientemente subió hasta los 4,609.37 por dólar, un incremento de más de 2,500.00 bolívares/$ (en diez días) y más del 440% si se toma como referencia los últimos 11 meses.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, consideró, en octubre pasado, a través de su cuenta twitter @luisvicenteleon, que el “dólar paralelo” se encontraba en una “burbuja” a punto de “explotar”, tal como sucedió. “La estabilidad reciente del dólar negro estaba sostenida por el alfiler de la contracción brutal de liquidez. Una situación insostenible. El valor del dólar negro es inestable, volátil y manipulable”, dijo el economista en esa oportunidad. Y el tiempo le dio la razón.

Actualmente, el alza de la tasa de cambio “clandestina” coincide con un repunte de los bolívares que circulan en la economía, el aumento de la tensión política, la baja oferta de dólares por parte del poder Ejecutivo, una alta demanda por parte de los empresarios (por la llegada de la temporada navideña) y, además, por la incontrolable inflación que golpea al país, según comentó el economista egresado de la Universidad del Zulia y estudioso del fenómeno del “paralelo”, Jairo Martínez.

Martínez aseguró que “la nula asignación de divisas por el Gobierno y el mantener dos tipos de cambio vigentes (Dicom y Dipro) son los principales factores que inciden en la altísima cotización del dólar negro. Se están asignando un poco más de 10 millones de dólares por día a los sectores productivos involucrados y la demanda interna está por el orden de los 50 millones. Ese déficit, esa necesidad que existe se está cubriendo en el mercado no oficial”.

El especialista agregó que el problema trajo consigo “serias distorsiones cambiarias”. “El fenómeno del paralelo golpea duramente a los ciudadanos, porque se han multiplicado los marcadores de precios: Dólar Today, Dólar Cúcuta, Dólar Frontera y ahora Dólar Instagram, pero ninguno ofrece fórmulas serias para realizar los cálculos entre la paridad bolívar con el billete verde. A esto se le suma que hora vemos una economía invadida de insumos importados, en su mayoría de Colombia y Brasil, tales como alimentos, medicinas, ropa, artefactos. Sus valores se calculan en la tasa no oficial, a precios internacionales y hace que se tripliquen (…). Este fenómeno sin control sirve de combustible para disparar aún más la inflación”.

Dentro de su análisis pronosticó que “no es para nada descabellado que el dólar negro llegue a los 6,000 bolívares antes de febrero de 2017. Este año pasó de Bs. 800 a Bs. 4,000 y la tendencia indica que no bajará o se estancará, salvo que el Gobierno de Maduro autorice una unificación del Dicom y Dipro, flexibilice el tipo de cambio y fluya más el acceso a las divisas oficiales”.

El director de la firma Ecoanalítica y economista, Asdrúbal Oliveros, durante un foro realizado en la ciudad de Caracas, también advirtió que el mercado negro del dólar ya se convirtió en el marcador de los precios de venta en el país.

Agregó, en su intervención, que en Venezuela se vive un proceso de “dolarización de facto”, pues  muchos bienes y servicios están ajustados y adaptados al valor de la divisa estadounidense sin ningún “control”. “En general toda la economía se ve impactada por el alza del dólar paralelo”, dijo en resumen.

Oliveros insistió en que el mercado “es altamente sensible a cambios ligeros en la oferta y demanda”, y argumenta dicho marcador no oficial “opera con gran opacidad, sin reglas claras”.

edi328-dolarparalelografico

Medidas insuficientes

Ante el problema, el alto Gobierno ha realizado “modestos intentos” por controlar a la tasa de cambio ilegal. Con la puesta en vigencia del Dicom (cuya tasa supera los Bs. 600 por dólar) se logró estabilizar por nueve meses al paralelo, pero en los últimos 15 días perdió la batalla y su efectividad.

El presidente Nicolás Maduro aseguró, esta misma semana, que existe una “conspiración extranjera” para desestabilizar la moneda venezolana y advirtió que la economía “saldrá a flote” pese a los ataques “desde el imperio (norteamericano) y de las mafias en Cúcuta”.

Desde la AN, el diputado por la fracción UNT, Elías Matta, insistió en que “la inflación y el dólar paralelo demuelen la economía nacional. El efecto del incremento del paralelo se puede observar, por ejemplo, en los anaqueles de los supermercados, los cuales han sido llenados con productos colombianos (…) y que han sido adquiridos en la tasa no oficial y es por ello que al subir esta divisa en relación al  bolívar inmediatamente se disparan. La situación es insostenible”, argumentó.

Se espera que antes de finalizar el año, Maduro anuncie al país medidas “drásticas” para proteger el signo monetario nacional, incluyendo la posible instauración de una nueva tasa “fronteriza” y la apertura de casas de cambio manejadas por el BCV en los estados limítrofes con Colombia. Mientras esto no suceda parece que se mantendrá en vigencia el “paralelo” que sigue batiendo todos los récords en Venezuela, continuará golpeando el bolsillo de los venezolanos y subirá como la espuma al no tener ningún piso máximo de cotización.

¿Cómo resolver la inestabilidad cambiaria en el país?

Abrir el mercado a todos los sectores

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, advirtió que la nueva escalada del precio del dólar paralelo frente al bolívar es una consecuencia por mantener el férreo control de cambio en el país y vigente desde 2002.

Insistió en que la cotización del dólar está subiendo “descontroladamente” porque en Venezuela se derrumbaron los precios del crudo y el Gobierno no cuenta con reservas internacionales, ni créditos para enfrentar la “alta demanda de divisas”.

El experto descartó que “un portal electrónico”, sea el culpable de que el precio del dólar negro se dispare. “Hasta cuándo van a poner una excusa de que es una página web, todo es resultado de una política inadecuada y, el elemento central para poder resolver esto, es la apertura del mercado y suplir las divisas que eventualmente puedan estabilizarlo”, argumentó.

Devaluar y concretar la unificación cambiaria

El analista caraqueño y jubilado de la UCV, Carlos Maldonado, aseguró que al Gobierno venezolano “no le queda más remedio de devaluar aún más el bolívar y como lo viene haciendo con la tasa Dicom, además de concretar la unificación cambiaria”.

Indicó que “mientras siga existiendo en la economía dos tasas: una a 10 bolívares por dólar (Dipro) y otra sobre 600 Bs/$ (Dicom) el desastre se va a mantener. Se tiene que establecer una sola y que tenga un valor real (…) lo más importante es que sea accesible a todos los sectores productivos”.

Aumentar la liquidación de divisas

El director de Ecoanalítica y economista, Asdrúbal Oliveros, insiste en que es urgente en el país que el Ejecutivo aumente la liquidación de divisas oficiales, tarea difícil por la caída abrupta de los precios del petróleo, principal fuente generadora de dólares en el país.

“Para 2017 todo dependerá de si el Gobierno vuelve a abrir el chorro (…) o si aplica la estrategia de sequía de bolívares y dólares que aplicó en la primera mitad de este año”, recalcó el economista.

Comments

comments