Doctor Yaso Panamá: que una sonrisa sea tu medicina

En octubre del 2013 comenzó la labor de Doctor Yaso Panamá, cuando un grupo de nobles personas iniciaron la franquicia de esta ONG que desde hace diez años ha visitado en hospitales a los niños para brindarles esperanza y alegría en 24 ciudades de Venezuela.

Lea también: Venezolana Ianna Borrel es nominada a ‘Héroes por Panamá’

En Panamá la misión de esta ONG abarca cada vez más hospitales y organizaciones. Han realizado 91 visitas a centros médicos, atendido a más de cuatro mil 700 niños de manera directa y seis mil personas de forma indirecta (porque involucran a los parientes y personal médico del hospital). Doctor Yaso está conformado por 97 voluntarios formados en Panamá (de los cuales 55 están activos) y diez se formaron en Venezuela.

Los voluntarios visitan a los pacientes en sus habitaciones.

La experiencia

Ahora los niños panameños cuentan con un grupo de especialistas de la alegría, cuyo uniforme es una bata médica con el característico logo de Doctor Yaso y un vestuario de payaso lleno de colores.

La visita del dúo de Doctor Yaso también involucra a los padres, abuelos, enfermeras y personal médico. La idea es regalar risas a los niños para así producir endorfinas, que es una sustancia que segrega nuestro sistema inmunológico, sobre todo en situaciones de placer, y que puede ayudar al bienestar del individuo.

 

Los juegos están siempre a la orden del día.

 

“Tenemos estudios en los que le hemos sacado la sangre a alguien antes de hacer una intervención de payasos de hospital, y luego vemos la gran diferencia de cómo el sistema inmunológico se fortalece. Todos esos niños tienen el sistema inmunológico bajo por su situación de salud y al traerle esa alegría incidimos en su salud. Los que no caminaban, caminan y se incorporan al juego”, explica Ianna Borrell, Directora Fundadora de Doctor Yaso Panamá.

Los voluntarios

Los especialistas de la alegría manejan la fantasía, cualquier cosa puede ser un juguete o una pelota para utilizarlo como recurso para esta terapia de felicidad y diversión.

“Primero tocamos la puerta y preguntamos si podemos pasar. El niño dice si se puede o no. Tocamos la puerta, mi compañero me empuja y ahí empieza el juego. Nadie se niega a la felicidad”, cuenta Ianna Borrell.

 

La visita está llena de diversión.
La visita está llena de diversión.

 

Luis Henríquez es administrador comercial, pero también es voluntario de Doctor Yaso desde el cuarto taller que realizaron en Panamá. Para él la experiencia en esta ONG ha sido única porque ha podido ayudar a los niños. Afirma que al ponerse la nariz roja, que es el antifaz más pequeño que existe, solo vendrán momentos especiales: “Vas a entrar a jugar sin importar las dolencias, la sonrisa que se dibuja en el rostro es la medicina mas bonita que hay”.

Michelle Arrocha es consultora de mercadeo, para ella el voluntariado en Doctor Yaso es tan importante como su profesión. Arrocha cree que una de las cosas mas importantes de esta labor es que se ofrece alegría y corazón: “Es gratificante cuando uno viene a compartir con estas personas que necesitan un abrazo y una sonrisa”, dice.

 

Los voluntarios también se involucran con el personal.
Los voluntarios también se involucran con el personal.

Doctor Yaso asiste mensualmente al Hospital del Niño, al Hospital Omar Torrijos, al Hospital de Especialidades Pediátricas, Hospital 24 de Diciembre, entre otros.

 

Si lo desea, puede seguirlos en sus redes sociales: Facebook: Doctor Yaso Panamá, Instagram y Twitter doctoryasopa. También por correo electrónico panama@doctoryaso.com y su teléfono 6088-7545.

Comments

comments