Foto: Cortesía.

Un japonés que no conoce aquel pueblecito llamado Nueva York, ha armado, sin embargo, tal escandalera en la urbe, que diarios como el “New York Post” le dedican últimas páginas íntegras.

Y lo comparan con George Herman (Babe) Ruth, quien hace 100 años, en 1916, sumaba siete jonrones en tres años de bigleaguer.

“THE NEXT BABE RUTH”, se lee en inmensas letras de 120 puntos en la contraportada del “Post”, y agregan: “Lanza a 102 millas, puede sacar 45 jonrones, ha cumplido 22 años y es capaz de cobrar 300 millones de dólares. Presentamos a Shohéi Otani”

En páginas interiores…: “ONLY ONE THING HE CAN´T DO (Lo único que no puede hacer es jugar en Estados Unidos antes de 2018”.

Otani es lo que este año hace tanta falta entre los agentes libres en Estados Unidos, un extraordinario lanzador. La recta es casi siempre de 102 millas por hora, y ha lanzado juegos en los cuales se la han cronometrado en el octavo inning a 99 millas. Además, maneja un dominador repertorio de curva, recta cortada y split, con lo cual toca el sitio exacto que necesita en la zona de strike. Este año, con los campeones, Nippón Ham Fighters, quienes lo llevan suavemente porque apenas ha cumplido 22 años, terminó con 10-4, 1.86, y en cada nueve innings 11.2 strikeouts. Es lanzador derecho, pero batea a lo zurdo. Sacó 22 jonrones y su porcentaje de embasado fue de mil cuatro, en 382 apariciones al bate.

En sus cuatro temporadas en el máximo béisbol japonés, ha acumulado 39-13, 2.49. Al bate, 275, 40, 135.

Desde El Babe, el único que podría ser en Grandes Ligas as de la rotación y cuarto bate.  

Dentro de un año, cuando según las reglamentaciones, podrá venir a jugar en Grandes Ligas, quizá paseará su figura de seis pies cinco pulgadas por Nueva York para transportar su agradable y casi permanente sonrisa. Y entonces, algún agente estará hablando de 10 temporadas por 300 o más millones. Nadie sabe. ¡Amanecerá y veremos!   

Scouts de Yankees y Medias Rojas han seguido a Otani, desde cuando jugaba en high school, y reveló que deseaba venir directo a lanzar y  batear aquí, en vez de comenzar en Japón. Finalmente, se inició a gusto allá por una buena oferta de los Fighters.

Ahora, Otani dice que quiere venir para la Liga Nacional, y ha mencionado a los Cachorros, los Bravos, los Gigantes y los Mets.  

Fanático presidenciado y su esposa Rosalyn

El ex-presidente Jimmy Carter, es asiduo visitante del sitio donde trabajan para levantar el nuevo estadio de los Bravos de Atlanta.

Carter, de 92 años de edad, quien permaneció en La Casa Blanca entre 1977 y 1981, ha sido un constante fanático del béisbol desde cuando lo jugó en sus años de High School.

En todas las visitas a las obras, Carter ha estado en compañía de su esposa Rosalyn, quien igualmente es seguidora de las actividades de Grandes Ligas, y especialmente de los Bravos. 

Salvador bateará mejor dice el mánager Yost

El valenciano de 26 años de edad, Salvador Pérez (Royals), quiso ser receptor de Grandes Ligas desde niño. Ahora es el mejor de la difícil posición, con colección de trofeos en casa, no obstante su juventud y que solo ha participado en seis temporadas de Grandes Ligas.

Esas distinciones incluyen el título de Más Valioso en la Serie Mundial 2015, El Bate de Plata, cuatro Guantes de Oro Rawlings y cuatro Juegos de Estrellas.

“Siempre me llamó la atención la labor del catcher, por su permanente movimiento” dijo Salvador y agregó: “Por eso estudiaba cuanto hacía (el boricua) Yardiel Molina, a quien considero lo mejor que haya visto en la posición. Ahora trato de imitarlo”.

El mánager, Ned Yost, quien también fuera catcher, cree que Salvador mejorará considerablemente en su ofensiva el año que viene. Explicó…: “Sufre de slumps todos los años después del Juego de Estrellas, por lo que creo es agotamiento. Le daré más descanso”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Comments

comments