La naturaleza es un tesoro que debemos cuidad y proteger.  Cada día más personas están adaptando a su vida el contacto con la naturaleza al realizar actividades como: senderismo, montañismo, ciclismo en áreas verdes, entre otras. El contacto con la naturaleza al realizar actividad física es la terapia perfecta para desestresarse, pero, al no tomar las precauciones necesarias, la aventura podría transformarse en un dolor de cabeza.

El Licenciado Eduardo Hernández, fisioterapista del Centro Médico Paitilla afirma que para realizar estas actividades,  la persona tiene que poseer buena  salud física y realizar una preparación para fortalecer los músculos.

Previo a la aventura

La preparación para empezar este movimiento conlleva es un proceso que beneficiará la salud y permitirá que todo el paseo se desarrolle en total calma.   Es importante que se empiece acostumbrar al cuerpo, la persona debe realizar tres a cuatro veces por semana caminatas o trotes leves, cinco a siete kilómetros, esto con el fin de crear una resistencia que permita disfrutar de la travesía.

Plan de estiramiento Básico

Realizar una rutina “suave” antes de iniciar la caminata o actividad. Es importante que no se desgaste o maltrate el cuerpo con algún estiramiento excesivo, ya que no se debe debilitar al cuerpo antes de empezar la actividad.

Consultar al médico

Para la persona que desarrolla este pasatiempo por primera vez, es recomendable que visite a su médico para consultar su estado físico (articulaciones en buen estado).  Muchas veces la humedad y exposición al sol disminuyen la resistencia física, desarrollando dolores articulares que evitan que puedas finalizar la actividad.

Es importante recordar que al realizar senderismo, montañismo o cualquier otra actividad que requiera realizarse en bosques o áreas rurales, hay que mantenerse en alerta porque podría encontrarse caminos de difícil acceso que puedan ocasionar un accidente, recalca el Lic. Hernández.

 

Comments

comments