Foto: Cortesía.

En este especial del día de las madres quiero en primer lugar felicitarlas y mostrar mi admiración por la labor que hacen cada día al regalarnos su entrega incondicional, su amor puro, su sabiduría, su templanza, su valentía, su lealtad y su ejemplo trascendental, virtudes fundamentales cuyo ejercicio nos permite una vida plena y satisfactoria, Dios las bendiga y proteja siempre.

En esta entrega les regalo algunos consejos para estimular las neuronas y de esta forma retrasar el envejecimiento e incluso posponer la llegada de enfermedades como el Alzheimer, Parkinson o la demencia senil.

  1. Comer menos: comer más de lo que debemos aumenta el estrés oxidativo del organismo. Menos comida potencia la producción de nuevas neuronas en el hipocampo (área del aprendizaje y memoria), aumenta la sinapsis y favorece la reparación neuronal.
  2. Hacer deporte en forma regular: mente sana en cuerpo sano. Al hacer ejercicio producimos sustancias que favorecen la plasticidad del cerebro, se potencia la sinapsis entre neuronas, clave del aprendizaje y la memoria.
  3. Practicar ejercicio mental: jubilarse no significa sentarse en un sofá para ver la TV, hacer crucigramas o leer, debemos estimular al cerebro con nuevos retos. Debe existir siempre en nosotros el deseo de seguir aprendiendo constantemente.
  4. Viajar mucho: en esencia cuando viajamos planificamos, aprendemos nuevas cosas, memorizamos nuevos lugares, ejercitamos la mente y vamos acumulando un sin número de emociones que son las que mueven nuestras neuronas.
  5. Vivir acompañado: una buena salud mental pasa por tener relaciones buenas y duraderas con los demás, la transferencia emocional tiene muchas ventajas sociales.
  6. Adaptarse a los cambios: asumir que el mundo está evolucionando a un ritmo vertiginoso y que nosotros somos parte de él, si decimos la típica frase “es que yo ya estoy muy viejo para esto” sencillamente nos aislaremos y conseguiremos estresarnos emocionalmente, la única constante es el cambio, permítase evolucionar.
  7. Evitar el estrés: el cual tiene muchas consecuencias dañinas sobre el organismo y el cerebro, ya que libera constantemente hormonas glucocorticoides (cortisol y cortisona) que afectan directamente al cerebro.
  8. No fumar: lamentablemente este hábito puede producir pequeños infartos cerebrales y declinar las funciones mentales. Está demostrado que la nicotina produce una reducción de la memoria y adicionalmente atrofia e incluso hace que se mueran neuronas, por ende elimínelo o dosifíquelo de tal manera que no afecte su organismo.
  9. Dormir bien: necesitamos entre siete y ocho horas de sueño reparador cada noche, borrar de nuestra mente las cosas innecesarias y reforzar los conocimientos aprendidos durante el día, adicionalmente con este descanso reparamos tejido dañado en nuestro cerebro.
  10. Ganas de vivir: evitar el apagón emocional, mantener la motivación, la ilusión, la emoción y la energía en todas las cosas que hagamos, son algunos motores que necesitamos para mantener una vida sana y placentera.
  11. Ser agradecido: este es uno de los gestos humanos más hermosos que hay, une nuestro ser con la persona o deidad a la cual agradecemos.
  12. Disfrutar las pequeñas cosas: haber llegado a la vejez con la mente sana y el cuerpo sano es un privilegio. Exprimamos la vida al máximo, disfrutemos cada momento como si fuera el último.

Me despido hasta la próxima edición, llegó la Hora 55.

Por Miguel De Yavorsky
@mdeyavorsky

Comments

comments