Maikel Moreno. Foto: elestimulo.com

Maikel Moreno, presidente de la Sala Penal, será el sucesor de Gladys Gutiérrez en la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) este viernes, cuando la Sala Plena haga el debido nombramiento.

Reseña El Estímulo, que al parecer el hecho de que la actual presidente se arrime al ala del diputado a la Asamblea Nacional y denominado número dos del chavismo, Diosdado Cabello la perjudicó, dijeron fuentes vinculadas al tema.

La designación llega justo en el fin de semana en que en Venezuela se celebra el Carnaval, lo que pone en manifiesto algo entre manos de las embozadas togas que visten a los enconados jueces, en su mayoría, simpatizantes encubiertos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Moreno se sentará en la silla más elevada de nuestros tribunales, desde donde se moverán los hilos de la justicia en este 2017.

Maikel Moreno, fue un exfuncionario de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) de la época de Carlos Andrés Pérez, de quien fue escolta, acusado y sentenciado por ser responsable junto a otros dos hombres de un homicidio en Ciudad Bolívar, al sur de Venezuela, en 1987, sin embargo dos años después en 1989 logró salir en libertad y volvió al frente de la policía política.

Ese mismo año su nombre volvió a aparecer implicado en otra escena del crimen. Según el expediente 552755, Moreno participó en el asesinato de Rubén Gil Márquez, esta vez en Caracas.

Un año después logró un segundo beneficio procesal, saliendo en libertad nuevamente. No regresó a la policía. Desde ese momento trabajó en tribunales y estudió derecho hasta lograr el título de abogado en 1995 en la Universidad Santa María.

Los escándalos con el sello de su apellido no terminaron allí. Posteriormente, el exmagistrado y prófugo de la justicia venezolana, quien lo señala por delitos de corrupción, Luis Velásquez Alvaray, dijo que Moreno pertenecía a la llamada “Banda de los Enanos”, como se le conoció a una “tribu judicial” que operaba, según Velásquez Alvaray, entre fiscales y jueces, para manipular expedientes y procesos penales, además de extorsionar a imputados.

Asimismo, Moreno participó como juez 34 de control en uno de los casos más sonados de Venezuela, el asesinato del fiscal Danilo Anderson. Aparece en las actas de entrevistas a los amigos de Anderson, los cuales contaron cómo se repartieron el dinero extraído de la caja fuerte del exfiscal.

Moreno llevó adelante el caso contra la senadora Haydeé Castillo y su esposo Antonio López Castillo, quienes fueron procesados acusados de poseer explosivos C-4, luego que el hijo de la pareja muriera en un extraño “enfrentamiento” con la policía en Plaza Venezuela, Caracas, y según la versión policial, estaba vinculado a la muerte de Anderson.

Según la Constitución de la República -artículo 263- para ser magistrado de la República se requiere, “Ser ciudadano de reconocida honorabilidad”.

Cabe mencionar, que el gremio de abogados se comenta que el magistrado Maikel Moreno tenía doble nacionalidad para el momento de su nombramiento como magistrado, violando el artículo 263 constitucional que dice que, “debe tener nacionalidad venezolana por nacimiento y no poseer otra nacionalidad”.

Moreno contrajo matrimonio el 11 de abril de 2012 con una ciudadana estadounidense residente en Miami, Estados Unidos, de nombre Belkis Gachassin, de quien se divorció en junio de 2014. Con este trámite civil, el magistrado Maikel Moreno tendría la nacionalidad norteamericana, por lo que no podría ostentar el cargo de juez del máximo tribunal venezolano, según estas fuentes.

El Venezolano de Miami

Comments

comments