Ceviche de langosta en leche de coco preparado por el chef Craig Jacobs.
Foto: Corina Briceño

Para los que nos gusta comer, probar un nuevo restaurante es siempre una experiencia que emociona, pero lo que viví en La Vista rompe todos los esquemas. No se trata de cualquier restaurante, tampoco está ubicado en cualquier sitio. Para llegar a La Vista primero hay que navegar a la isla de Taboga, en el Pacífico panameño, a 20 kilómetros de la ciudad. Sabes que la noche será diferente cuando zarpas en un ferry, desde la Calzada de Amador, y acompañas el viaje con una copa de champán en mano, viendo los colores del atardecer sobre el cielo.

Austin Hess y su esposa Viviana son los propietarios del restaurante La Vista, situado en la planta baja del hotel Villa Caprichosa, en Taboga. Allí se encargan de cuidar cada detalle, recibirte como en casa y ofrecer un menú preparado por el chef Craig Jacobs. El ambiente es acogedor, cálido e invita a celebrar una fecha especial a la luz de las velas. Si te sientas cerca de las ventanas verás Panamá a lo lejos.

La cena incluye seis tiempos, elegí tomar vino blanco y lo primero que probé fue un par de croissants bien calientitos y olorosos a mantequilla. Luego siguió una porción de sopa tailandesa Khao Soi Moo, una receta de las montañas del norte de Tailandia donde Jacobs vivió durante un año y medio. Su experiencia como cocinero abarca una mezcla rica en viajes e influencias de diversos rincones del mundo. Estudió herbología y su amor por la cocina lo inspira a preparar cada bocado pensando en el bienestar de sus comensales.

El siguiente plato fue un ceviche de langosta con leche de coco, justo y balanceado. Después probé una merluza al estilo mediterráneo con tomates, alcaparras y un toque de vino blanco. La cercanía al mar hace que Jacobs aproveche el producto local. Me trasladé a Francia con un filet mignon con queso azul, pancetta, hojas de mostaza, tomate seco y pesto, el cuarto tiempo. Y para terminar llegó un tuna tataki sellado con crocante de pistacho, ensalada de wakame y mayonesa de wasabi.  Finalmente Jacobs preparó un Banana Foster, con helado de vainilla, ron Abuelo y canela, un postre muy tradicional de Nueva Orleans, aunque el chef nació en Nueva York. Puede sonar demasiado, pero el menú de Jacobs es equilibrado y te deja satisfecho. Todos los meses lo cambia, así que prepárate para probar una nueva propuesta en junio.

Para ir a cenar a La Vista puedes reservar los días jueves, viernes y sábados. El ferry parte a las 6:00 pm desde la Calzada de Amador. El costo es de 150 dólares por persona, incluye el traslado de ida, la cena y el traslado de vuelta. Solo tengo que decir que vale la pena. ¡Gracias Austin y Viviana por su amabilidad y atención y a Craig por sus deliciosos platos! Más información en www.LavistaPty.com.

Comments

comments