La modelo venezolana Carlota Rifel durante una sesión de fotos en el Casco Antiguo de Ciudad de Panamá. Foto: Cortesía Carlota Rifel.

La modelo venezolana, de apenas 22 años de edad, se está abriendo camino en las pasarelas panameñas

Diez de la mañana en un reconocido café de Ciudad de Panamá. Carlota Rifel, una modelo venezolana de cabello castaño, 1.80 metros de estatura, tacones altos y apariencia impecable, entra por la puerta principal y se roba todas las miradas. Rifel, imagen de varias marcas en el Istmo, atiende puntual a su cita con El Venezolano de Panamá.
Panamá la recibió hace año y medio desde que decidió salir de su natal Valencia, la ciudad que tanto recuerda y que vio sus primeros pasos como modelo. “Llegué a tierras panameñas con muchas expectativas y a la vez con miedo. Como muchos venezolanos, me vi obligada a buscar otros aires y ya que tengo una hermana en Panamá, me decidí por este país”, confesó.

En Venezuela fue la chica de la Lotería Chance en los calendarios 2014-2015, participó en cuñas publicitarias de Polar, Chica Sambil Model (2013) para el estado Carabobo, y también fue animadora del canal de Youtube del reconocido centro de compras e imagen corporativa. Toda esa experiencia recorrida le dio ánimos para cruzar las fronteras y probar nuevos mercados.

“Llegué a Panamá con muchos miedos, pero se han ido. Apenas con tres meses en el país entré a trabajar en la Televisora Nacional (TVN) después de hacer un casting. Mi participación fue en el programa “A todo o nada”, que ahora es “Esto es guerra”. Esa experiencia me abrió el camino que gracias a Dios estoy recorriendo en este momento”, dijo la carabobeña de 22 años de edad.

Modelo cotizada

Mejor vitrina que TVN imposible. Hasta ahora, entre otras marcas, ha participado como modelo e imagen de DDP, Tag, The Link Boutique, revista Ellas, revista Ocean Drive y Studio F. “Además tuve el honor de participar en los desfiles de la diseñadora venezolana Fabiola Bracho y la española Pilar Sainz”, explicó.

Todo eso en año y medio de estadía. El éxito no la embriaga, a pesar de que incluso, la reconocen en la calle por su presencia en la pantalla chica. “Mejor no ha podido ser la experiencia en este país que me abrió las puertas y que adoro. No me alcanzarán los días para agradecerle a Panamá todas sus atenciones”, agradeció la modelo.

A pesar de que siguen llegando oportunidades, incluso fuera del país, Rifel siente, que por ahora, su vida está en Panamá. “Hay que tocar todas las puertas. También estoy estudiando publicidad y mercadeo en la UMECIT (Universidad Metropolitana de Educación Ciencia y Tecnología) y ya en 2017 me gradúo como técnico. Esta carrera del modelaje es de altos y bajos, y hay que tener un respaldo siempre”, sostuvo Rifel.

A la par de su apretada agenda como modelo, Rifel participa, en ocasiones, como colaboradora en clases de pasarela con la academia de la ex Miss Universo venezolana, Stefanía Fernández, quien también está radicada en Panamá.

“Siento que ese será mi norte. Me encanta dar clases de pasarela, e incluso entrené a una chica panameña que ganó su concurso internacional”. Ese aprendizaje no llegó por arte de magia. Rifel trabajó en Venezuela al lado de la llamada “madrina de las misses venezolanas”, Gisselle Reyes. “Incluso, cuando Gisselle viene a Panamá, soy como su mano derecha”, confesó.

Un refrán popular reza que las “bonitas” tienen un paso adelante y que por ende las oportunidades son más. Rifel no se fía de eso. Al contrario, lo ve como un mero complemento. “Siempre he pensado que hay mujeres más bonitas que yo, o hasta más preparadas, pero nada se hace si uno no tiene el don de gente. Esa es la mejor manera de hacerse un nombre, de llevar una carrera. La apariencia es importante, pero no es determinante”, explicó.

Aunque está agradecida de las oportunidades que le ha dado Panamá, Rifel no descarta volver más adelante a Venezuela. Extraña a su familia, las arepas y el poder hablar con palabras que todo el mundo entiende. “Quisiera vivir entre mi país y el resto del mundo. Es duro comenzar de cero, pero no es imposible. Yo les digo que sí se puede”, cerró la cotizada modelo.

En pocas palabras…

Un lugar: Nueva York y Eslovenia
Un libro: El diario de Ana Frank
Una película: El diario de una pasión
Una comida: Arepas con cualquier relleno
Un cantante: Ricardo Arjona
Una modelo: Candice Swanepoel
Una frase: “Lo que es para ti, aunque te quites, y lo que no, aunque te pongas” (refrán popular)

Comments

comments