Foto: Corina Briceño.

César Andrés y César Eduardo Bermejo comparten algo más que el nombre. Ambos son parecidos físicamente, tienen un look irreverente, lucen tatuajes en los brazos y les gusta dejarse crecer la barba. También nacieron con una sola pasión: el café. Los dos son baristas y llegaron de Venezuela dispuestos a revolucionar el mundo de las cafeterías en Panamá.

Leto Coffee Brew Bar es el nombre del nuevo emprendimiento de los hermanos Bermejo, junto a sus socios de origen ruso, otros enamorados del café panameño. En Leto, un lugar acogedor con un diseño moderno, ubicado en la calle 76 de San Francisco, predomina el café de especialidad. Hay variedad de marcas provenientes de las fincas más importantes del país como Lérida, Carmen Estate y Elida. También es posible degustar café proveniente de África, Colombia y Nicaragua o pedir un latte o un cappuccino sencillo, rico en aroma y sabor.

La carta se divide en café tradicional y exótico. No falta el laureado café Geisha, cultivado en Panamá y exportado a Estados Unidos y Europa al precio más alto del mercado por su extraordinaria calidad. Lo probé y aunque no soy cafetera, sí que tiene algo muy especial y único.

Detrás de cada taza hay un método de preparación diferente, explica César Eduardo (el más barbudo), todo depende de lo que quiera el cliente, café preparado en la máquina de espresso, al estilo Pour Over, Chemex, Aeropress, Syphon, Cold Brew y Cold Brew Nitro. No se preocupen, ambos baristas ofrecen clases magistrales y degustaciones para los que quieran aprender más sobre el mundo del café. “Queremos que la gente lo aprecie como si de un buen vino se tratara. El café no es solo para despertarse por la mañana, muchos dicen que es amargo, pero hay diferentes tipos, aromas y sabores”, dice.

Pero, ¿qué significa Leto?, pregunté. La palabra está en idioma ruso y quiere decir “verano”. César Eduardo tiene dos versiones al respecto. La primera se relaciona con Panamá, su clima caluroso y su sol en verano, la otra se refiere a un cambio de estación en la cual renace la luz y todo crece de nuevo. “Me gusta más la segunda, es más romántica”, afirma.

Tanto César Eduardo como César Andrés son detallistas y meticulosos a la hora de preparar un buen café. A diferencia de las cafeterías tradicionales, buscan establecer una relación de amistad  con cualquiera que visite su local, de manera espontánea y sin formalismos. En Leto el barista no solo está detrás de la barra, también se involucra con el productor, visita los cafetales, viaja, prueba y promueve una cultura positiva en torno al mundo del café.

Los que no tomen café no tienen excusas para no visitar Leto, en la carta hay otras bebidas y también opciones para comer algo ligero y saludable. Están en la Plaza 76, en la calle 76 de San Francisco. Horario: de lunes a sábado de 7:00 am a 10:00 pm, domingos: de 8:00 am a 5:00 pm. Instagram: @Letocoffee. Página web: www.letocoffee.com.

Comments

comments