El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges. Foto: EFE.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, aseguró hoy en Santo Domingo que cerca de tres millones de sus compatriotas “escarban” diariamente en la basura para poder comer, y que la situación de su país se ha convertido en un problema para naciones de la región.

“No es una metáfora lo que le estoy contando, en Venezuela no hay ni alimentos ni comida, según estudios de opinión cerca de tres millones de venezolanos escarban diariamente en los basureros en busca de comida”, dijo el legislador en visita al Congreso Nacional (bicameral) dominicano.

Borges, que visita el país acompañado de su colega José Gregorio Correa, expuso que la situación económica venezolana ha causado el éxodo de muchos de sus compatriotas y problemas a Gobiernos de la región como Brasil, Chile, Colombia, Panamá, Aruba y República Dominicana.

“Esto sucede por un Gobierno que ha puesto a su pueblo a verse en la necesidad de tener que huir hacia otras fronteras, debido al hambre y falta de medicinas, siendo Venezuela un país tan rico en gas, diamantes, oro y petróleo”, destacó el diputado opositor venezolano.

Denunció, además, que el Tribunal Supremo de Justicia de su país ha anulado “todas las funciones” de la Asamblea Nacional (Parlamento).

“Hemos tenido en un año 55 sentencias contra el Parlamento; en estos momentos no hemos podido hacer ni una sola ley, todas las leyes que hemos hecho han sido anuladas, todas las actuaciones que podemos tener nosotros como Parlamento nos han sido derogadas, de hecho actualmente estamos intervenidos por el Poder Ejecutivo, Ministerio de Trabajo y la Contraloría General de la República”, refirió.

Borges también reveló que desde agosto del año pasado ni los empleados ni los diputados han cobrado sus salarios, debido a la intervención del Gobierno.

El congresista, que se encuentra en el país invitado por el diputado opositor dominicano Víctor Bisonó, destacó que una democracia sana es aquella donde hay voto y donde hay Parlamento.

“El mayor ejercicio de tolerancia política que pueda hacer un Gobierno es convivir con un Parlamento, llegar a acuerdos políticos, construir consensos, dialogar, y eso en Venezuela está anulado, pues no existe el espacio para que la representación del pueblo en el Parlamento pueda ser el espacio de encuentro nacional”, apostilló.

El congresista opositor solicitó al Gobierno y al Congreso Nacional dominicanos, un mayor “interés” en la problemática social y política que, aseguró, atraviesa su país.

Comments

comments