Foto: El Impulso.

El arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López Castillo, rechazó la terrible situación por la que atraviesan los venezolanos, aseguró que el pueblo no tiene comida, tiene hambre y se siente molesto.

“Yo como Pastor siento un dolor muy grande porque ustedes no tienen comida ni medicina, porque se mueren niños y ancianos por falta de medicamentos” denunció durante su homilía a todos los fieles que se dieron cita en el pueblo de Santa Rosa para acompañar a la Divina Patora durante su recorrido hacia la Catedral de Barquisimeto.

La mayoría de nuestro pueblo no creemos en el comunismo socialista fracasado que ha llevado al país a la miseria” enfatizó. “Yo no callaré jamás, hablaré siempre por el bien común del pueblo. Debemos respetar la Constitución para que no sea parcializada como muchas veces se hace” recordó.

Según detalla El Impulso, el religioso explicó que deben ayudarse unos a otros para que desaparezca el fracaso y haya progreso para todos. “María es ejemplo de oración, querido pueblo, la oración lo puede todo. Sigamos pidiendo y orando”.

Comments

comments