El Presidente de la Gran Alianza Nacional (GANA), Enrique Aristeguieta Gramcko, pidió este martes la renuncia del Ing. Juan Guaidó a la presidencia interina de Venezuela y demás miembros de la Directiva de la Asamblea Nacional, y solicitó a la AN el nombramiento de sus sustitutos.
Según Aristeguieta Gramcko, “aunque Guaidó tiene legitimidad de origen, perdió dicha legitimidad en el ejercicio de sus funciones; primero, porque abandonó su rol de Presidente interino para convertirse en candidato, y segundo, porque permitió escándalos de corrupción dentro de su entorno. Las medidas correctivas fueron tomadas cuando ya era demasiado tarde, cuando la corrupción fue denunciada públicamente”.
“Lo ocurrido dentro de la Asamblea Nacional es sumamente grave” –dijo el Presidente de GANA– “porque quienes supuestamente debían defendernos, estaban haciendo negocios con el régimen de Maduro, dándole oxígeno para mantenerlo en el poder, mientras millones de venezolanos sufrían como resultado de la crisis humanitaria. No tienen perdón de Dios”.
Aristeguieta, quien es el único sobreviviente de la Junta Patriótica que derrocó a Pérez Jiménez, propuso que “una vez renuncie Guaidó, la Asamblea Nacional nombre a un nuevo Presidente de la AN, quien inmediatamente pasaría a ocupar la presidencia interina de la República”.
El Presidente de GANA precisó: “Dado que ya Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular, ocuparon la presidencia de la Asamblea Nacional, y dado que ese cargo es rotativo, según lo acordado por los propios parlamentarios; es justo que esta vez le toque el turno a uno de los grupos minoritarios, a la Fracción Parlamentaria 16J, representada por un diputado que esté libre de toda sospecha”.
Aristeguieta expresó: “El próximo Presidente interino no debe cometer los mismos errores de Guaidó. Primero, debe asumir la presidencia de la República de manera autónoma, sin tutela de la AN; y liberado de disciplina partidista. Segundo, debe rodearse de los mejores hombres y mujeres. Tercero, debe ser implacable en contra de la corrupción. Y cuarto, debe convocar a una alianza internacional para enfrentar con el uso de la fuerza legítima a la narcotiranía”.
Finalmente, Aristeguieta Gramcko, considera que “a pesar de la gravedad de la crisis, todavía podemos conservar los logros obtenidos, como por ejemplo, el reconocimiento internacional; rescatar la credibilidad; y garantizar que se lleve a cabo una transición en la forma más idónea, que permita recuperar la democracia en el menor tiempo posible”.

Comments

comments