La procuradora general de Panamá, Kenia Porcell. Foto: EFE.

El parlamento panameño aprobó hoy de forma unánime trasladar una partida interinstitucional de 2,4 millones de dólares para dos fiscalías del Ministerio Público contra la corrupción y el blanqueo de capitales, en el marco de la investigación sobre sobornos pagados por Odebrecht.

La Procuradora (fiscal general) de Panamá, Kenia Porcell, sustentó una solicitud de traslado por dicha suma ante la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), la cual fue aprobada de forma unánime, informó el Órgano Legislativo.

Porcell afirmó que el Ministerio Público (MP) requiere de estos fondos para la Fiscalía Especial Anticorrupción -dedicada exclusivamente a investigar casos relacionados con Odebrecht-, la Fiscalía contra el Blanqueo de Capitales y la Unidad de Análisis Delictivo.

Porcell explicó que esto es así ya que en estas instancias el Ministerio Público de Panamá incrementará sus gastos en servicios personales, no personales, materiales y suministros de maquinaria y equipos.

El pasado 8 de febrero, el Gobierno panameño autorizó el traspaso de 2,4 millones de dólares al MP para agilizar las investigaciones sobre los sobornos pagados por la multinacional brasileña Odebrecht.

“El Órgano Ejecutivo y todas sus instituciones están a la disposición del Ministerio Público para facilitar el desarrollo de esta y todas las investigaciones de similar naturaleza”, indicó en esa ocasión el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en un comunicado.

La partida presupuestaria, aprobada hoy por la Comisión de Presupuesto de la AN, se usará para contratar analistas financieros, comprar tecnología especializada y sufragar viajes de los fiscales anticorrupción, entre otras cosas, ya que la investigación del pago de sobornos de parte de Odebrecht se trata de un caso “delicado” con muchas “implicaciones”, dijo el MEF.

El presidente, Juan Carlos Varela, “ha manifestado, públicamente, su total respaldo a las investigaciones que realiza el MP para que se procese y sancione a empresas y personas involucradas en actos de corrupción cometidos contra el erario público”, enfatizó el Ministerio.

Odebrecht, la constructora más grande de Brasil, está envuelta en un escándalo de sobornos en varios países de Latinoamérica, incluido Panamá.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos publicó en un informe el pasado diciembre que la constructora desembolsó 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de América Latina y África, de los cuales 59 millones fueron pagados en Panamá entre 2009 y 2014, cuando gobernaba el expresidente Ricardo Martinelli.

La constructora brasileña se comprometió verbalmente a pagar al Estado panameño 59 millones de dólares, según informó la fiscal general Porcell, el pasado 12 de enero.

La Fiscalía Especial Anticorrupción, creada a fines de diciembre, formuló cargos el mes pasado por blanqueo de capitales contra 17 personas, entre las que están dos hijos y un hermano de Martinelli.

En la vigencia fiscal 2017, la ejecución presupuestaria del MP es de 0,5 %, según la información oficial revelada hoy.

Comments

comments