La salud es y será siempre un bien superior que todos unidos y sin matices ni colores políticos debemos proteger.   Para superar esta pandemia y procurar el bienestar social, se necesita una población sana y se requiere una reactivación económica segura que empodere a la sociedad y les permita generar su propio ingreso para satisfacer sus necesidades. Para ello, los tres poderes del Estado deben ser fieles al mandato constitucional de trabajar de manera independiente, separada y limitada, pero en armónica colaboración en el ejercicio de sus funciones y respetando la institucionalidad.

Las decisiones que adopte el gobierno en esta crisis sanitaria deben ser cuidadosamente analizadas, debiendo ser el resultado del consenso de todos los estamentos del Estado.

El reciente anuncio del Ministerio de Salud de reactivar la cuarentena para las provincias de Panamá y Panamá Oeste, sin considerar las medidas adoptadas y previamente anunciadas por otras instituciones y órganos del Estado, deja en evidencia la falta de comunicación y coordinación interinstitucional, así como las graves consecuencias producto de una falta de coherencia en la toma de decisiones.

APEDE exhorta al Órgano Ejecutivo a coordinar todas las acciones entre los ministerios de Salud, Comercio e Industrias, Economía y Finanzas, Trabajo y Desarrollo Laboral, Desarrollo Social y de Seguridad para que atendiendo primordialmente la salud pública, no se deje de activar la economía de manera responsable y coherente, que es como se pueden atender gran parte de las necesidades sociales, económicas y de seguridad de los ciudadanos.

En lo que al sistema de administración de justicia respecta, para que el Poder Judicial cumpla con su misión de solucionar “los conflictos de modo independiente, eficiente, confiable e imparcial”, se debe garantizar el acceso a la justicia a todos los ciudadanos en igualdad de condiciones; sesgar la tutela judicial efectiva implica la posibilidad de dejar en indefensión a parte de la población.

Vida, salud, economía, justicia, transparencia e institucionalidad son eslabones de la misma cadena por lo que de manera coherente, ordenada, racional, estratégica y efectiva las autoridades deben  adoptar en conjunto todas las medidas que equilibren las necesidades de la nación.

La APEDE es consciente que Panamá y el mundo entero viven una lucha inédita ante un enemigo desconocido. Sabemos que se deben tomar medidas extremas para salir adelante y que en el camino tendremos aciertos y desaciertos.  En este sentido, nuestro gremio apoyará todas las medidas orientadas a garantizar el derecho fundamental de la salud, siempre y cuando las acciones sean pensadas para la colectividad, el bienestar social y respeten el principio constitucional de la armónica colaboración que debe existir entre los poderes del Estado.

Comments

comments