Foto: @Almagro_OEA2015

Representantes del periódico venezolano El Nuevo País, Helena y Francisco Poleo, sostuvieron una reunión con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar la arremetida del gobierno de Nicolás Maduro contra la libertad de prensa.

Durante el encuentro  Almagro se solidarizó con El Nuevo País ante el acoso gubernamental al periódico, cuyo último capítulo es la demanda introducida por el presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, luego de que Maduro le diera la orden en cadena nacional de radio y televisión, por difamación e injuria, incluyendo una medida cautelar para que los medios de comunicación del Grupo Editorial Poleo no puedan informar sobre la estatal petrolera, reseñó La Patilla.

Ante esto Almagro consideró que  la demanda fue solo una excusa del gobierno venezolano. “Como fue esto pudo haber sido otra cosa. Fue por PDVSA, pero pudo haber sido hasta por reportar la derrota de la selección de fútbol”.

A su juicio el hecho de servir de plataforma a toda la disidencia venezolana, bien sea la expresada en la MUD o en el propio chavismo, hace a El Nuevo País un periódico incómodo para Maduro.

Destacó que las demandas judiciales como mecanismo de censura no es compatible con la democracia, “reclamamos respeto a la voz de la prensa independiente en Venezuela”.

Por su parte la oficina del Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, recibió la denuncia de El Nuevo País para incluirla en su informe anual.

Por Redacción
El Venezolano News

Comments

comments