Ali Pastorini es propietario de Del Lima Jewelry, una marca internacional nacida en 2012 en Brasil. Foto: David Alejandro Chacón.

La empresaria y vicepresidenta de la Bolsa de Diamantes de Panamá es una defensora de los derechos de la mujer en todos los niveles de la sociedad. Con su organización Mujeres Brillantes, creada en 2016, esta brasileña de 35 años de edad, trabaja en pro de condiciones equitativas para el género.

“A través de Mujeres Brillantes, que ya tiene presencia en nueve países, entre ellos Panamá y Venezuela, buscamos que la mujer sea vista de otra manera dentro del campo laboral. El lograr una aceptación más equitativa no es algo que solo dependa de las empresas o la industria en general, requiere de un cambio de nosotras mismas. Prepararnos mejor, esforzarnos más”, explicó.

Pastorini, quien estuvo de visita en Panamá para firmar una alianza entre su empresa, Del Lima Jewelry y Fabiola Bracho Joyería, que denominaron “Jewelry Experience”, insistió en que el cambio tiene que comenzar por la mujer y cómo quiere ser vista.

“Es algo de actitud. Podemos pedir nuestro espacio, eso es totalmente comprensible, pero tenemos que prepararnos. Lo importante, y que obviamente tengo que destacar, es que las empresas no están viendo con mejores ojos a la hora de otorgarnos cargos importantes”.

La ejecutiva nacida en Sao Paulo, puso como ejemplo su carrera, que ha venido de menos a más. “En cada reunión que tenemos de Mujeres Brillantes, les explico que yo con 33 años tenía un cargo de gerente y eso se logra con trabajo arduo. Como todo en la vida, si nos esforzamos, lo vamos a lograr. El ejemplo sirve para cualquier ámbito. Trazarnos planes, estudiar, objetivos sinceros y, sobre todo, la unión entre nosotras nos abrirá muchas puertas”, resaltó.

 

¡A tener en cuenta!

Pastorini recordó que se ha encontrado con casos verdaderamente llamativos de mujeres siendo menospreciada en diversas empresas. Pero, al contrario de perder la esperanza, eso le ha dado más fuerza para seguir trabajando en pro de los derechos femeninos.

“Hay mujeres que tienen todo el potencial para dirigir una marca importante, por ejemplo, y siguen como vendedoras. Cuando estudio el caso, me doy cuenta que si bien la empresa no ayuda mucho, la mujer está resignada. He escuchado cosas como ‘mejor me quedo aquí en este puesto porque estoy segura. No merece la pena el riesgo’. Entonces ahí estamos fallando. El mensaje es que se atrevan, que entiendan que sí podemos competir a la par en el puesto que sea”.

Destacó, además, que la mujer panameña quiere cada día más formar parte de las grandes empresas y optar por los cargos más influyentes. “Es lo que he conseguido en este país. Las mujeres quieren ir por más y se están preparando a conciencia para hacerlo”, explicó.

Sobre la mujer venezolana, detalló que no es el mejor momento para hacer una evaluación ya que el clima social, político y económico que atraviesa el país no es el más idóneo. Sin embargo, ante las adversidades, muchas han logrado superarse y eso coloca a la nación en un importante escenario ya pensando en el futuro.

Madres y emprendedoras

La exitosa empresaria explicó que las mujeres no pueden “frenar sus sueños de emprender o desarrollarse en una empresa” porque el compromiso familiar así lo demanda.

“Yo renuncié un poco a la parte de ser madre para dedicarme más a mi carrera, pero no por eso descuidé mi lado familiar. Los comentarios para con nosotras son injustos: si uno hace eso es una mujer fría que solo piensa en el trabajo, pero si dejo el ambiente laboral para dedicarle todo a mi hijo, soy alguien débil que no puede con las responsabilidades”.

Pastorini hizo un llamado a todas las mujeres. “Podemos ser lo que queramos. Basta ya de barreras. Aprovechemos el momento, ese que nos dice que se están abriendo las puertas, para prepararnos y exigir lo que nos merecemos”, cerró.

 

 

Comments

comments