Fotos: El panameño compartió a través de su cuenta de Instagram @Agarridoperez toda su experiencia en Venezuela. Foto: Cortesía.

El joven instagramer estuvo de visita en tierras venezolanas durante siete días en donde disfrutó de los paisajes de Maracaibo, se acercó a la realidad del país y conoció el espíritu luchador del pueblo venezolano

 

Nació en Panamá y cuando tenía un año de edad se mudó a Tailandia con su familia. Hoy en día, Alejandro Garrido vive una vida nómada viajando a distintos países del mundo, compartiendo sus experiencias en su cuenta de Instagram. “Mis primeros recuerdos son de aeropuertos”, relata. “Para mí viajar es un componente de vida, me criaron para ver el mundo de una manera distinta”.

 

Entre los países que ha visitado el también finalista del reality show Big Brother Panamá se encuentran Chile, Paraguay, Pakistán, Líbano, Inglaterra, Egipto y ahora Venezuela, donde tuvo lugar la más reciente aventura del joven panameño quien estuvo siete días en Maracaibo. “Fui a vivir la situación que se está sucediendo en el país y a crear mi propio criterio”.

 

 

Una experiencia inolvidable

 

Aunque el motivo del viaje era su participación en la conferencia ‘Empodérate Venezuela’, Garrido asegura que su interés principal era conocer el país. “Muchos me decían que no fuera, que no era el momento, pero aún así viajé”, manifestó. Durante su visita, Garrido participó de una gira de medios y compartió con varias fundaciones como Sonrisas Tricolor.

 

Su estadía coincidió con la celebración de la Consulta Popular (realizada el pasado 16 de julio). “Fue como estar en el ground zero”, manifestó Garrido, quien asegura que la imagen que percibió de Venezuela era lo contrario a lo que le habían advertido. “Lo que yo vi fue una celebración de la hermandad y el deseo de un mejor país”.

 

El 16 de julio, equipado con su gorra tricolor y su pulsera venezolana, Garrido parecía otro más entre la gente que asistía a los Puntos Soberanos para manifestar su opinión. El panameño fue testigo de todo el proceso y hasta hizo la fila bajo el sol maracucho. “¡Lo que me faltó fue votar!”, dice entre risas. Garrido destaca con cariño el positivismo y el buen humor de la gente, una característica que le recordó a su país natal, pero eso no es lo único que tienen los venezolanos en común con los panameños. “En Panamá vivimos algo similar”, explicó refiriéndose a la invasión. “Así como ellos nos brindaron su ayuda, no está de más aportar mi granito de arena a la causa”, compartió.

 

Una respuesta abrumadora

Garrido asegura haber vivido la experiencia completa venezolana al no tener dinero en efectivo, las interrupciones constantes de las cadenas de Nicolás Maduro y hasta haberse quedado un día más de lo planeado por un inconveniente en el aeropuerto. A pesar de las trabas Garrido disfrutó de su visita, la cual, asegura, cambió su forma de pensar.

 

Una vez que regresó a Panamá, el instagramer recibió respuestas mixtas de su audiencia. “Por un lado recibí mensajes de apoyo y agradecimiento”, aseguró. “Pero siempre va a haber critica”. No obstante, Garrido se encuentra muy emocionado sobre el tema venezolano y no puede esperar a compartir su producción del viaje con el público. Asegura que pronto volverá a “las joyas turísticas de Venezuela” y a contagiarse del espíritu “emprendedor y creativo” de su pueblo.

 

Comments

comments