NOTA DE PRENSA 

La capacidad de poner en el mercado hasta cinco millones de mascarillas mensuales  permitirá  a Panamá independencia en este producto de insumos médicos.

Este es un paso importante que se levanta contra las condiciones que imponen a los países chicos los grandes centros industriales mundiales, debido a la pandemia del COVID-19.

“A principio de año, China cerró sus fronteras comerciales y surge un desabastecimiento, después suben los precios de los elementos para combatir la enfermedad desequilibrando los mercados.  Panamá, poco a poco, ha ido supliendo sus necesidades, pero la máquina que llega de Taiwan, con última tecnología  alemana, nos pone en una posición ventajosa. Nos dará seguridad en la salud”.

Así lo declara Pablo Farall, Director General de la empresa Best Global Med, de propietarios venezolanos, quienes operan una fábrica con espacio de 800 metros  cuadrado, de 16  empleados, de los cuales 14 son mujeres, localizada en Las Mañanitas, en el este de la ciudad capital.

“La maquinaria  hace 100 mascarillas de tres pliegos por minuto y en turno de  8 horas llegará   a  un millón  por mes. Se pueden trabajar varios turnos según la demanda que surja. Lo importante es tener las posibilidades en nuestras manos. Esto revolucionará la producción y dará pasos para la exportación de ese producto a países vecinos”, comenta Bernardino López socio de la empresa.

La planta  comienza distribuyendo insumos y generando ropa para hospitales públicos, para el ontológico y clínicas privadas. “La pandemia supuso una crisis, pero además crea oportunidades que debemos aprovechar para aumentar ingresos, para inversión  y contratar más mano de obra”, comentaron los propietarios.

Comments

comments